miércoles, 7 de octubre de 2015

Una vez que piensas, vuela la imaginación, vuelan los impulsos



En ocasiones es bueno dejar todo reposar, algo fácil, asumo.  Es como lanzarte al colchón cuando llegas de la agotada rutina y suspirar, porque has vencido, has ganado un día más para memorar. Nadie sabe lo que puede suceder en el camino en estos días, pero lo seguro de todo es que se gana, sin duda.  He querido escribir una carta al viento que sopla mis palmas al aplaudir, porque la suavidad con la que toca cada uno de mis dedos aumenta las ganas de seguir haciéndolo, seguir aplaudiendo a quien sabe qué. Detesto mi empleo, nada es tan feliz como se pinta, un gran sueldo sí, más no un gran lugar para estar. Nada es perfecto, dicen los sabios, pero nada tampoco es necesario, hay cosas que se pueden dejar ir sin más.  Amo a mis amigos, eso sí es seguro, aunque muchos hoy ya no estén  presentes, repito “nada es perfecto ni tampoco necesario”, extrañar es más de sabios.  A veces pienso que la vida es como un conuco, mientras más la riegas con lo que amas más florece y mi vida en este momento, necesita más de lo que amo desde lo más recóndito de mi alma.  No podría decir que detesto mis días, pero un solo paso hay hacia el engaño, pues en momentos los detesto casi como una niña salvaje viviendo en la ciudad. Hablando de niñez, la adultez es algo con lo que a veces se lucha a ciegas, es decir, nada es imposible, pero ¿Luchar con la adultez? Tristemente es una batalla a perder. Pero no importa, la vida continúa y todo depende de cuán grande es tu corazón para establecer dos facetas de tu vida dentro de él. Niña hoy, adulta mañana, siempre seré la misma loca lunática que juega a soñar con algo más allá de lo habitual.  Mi familia es un caso particular, se siente bien en estos días estar cerca de ellos, pero mi camino solo reconoce mis pasos, basta por ahora, llevarlos en mi mente. Podría pensar que adoro a ese con el que estoy, pero lo cierto es que le quiero, casi como si le conociera hace tiempo ya. Hoy amo y detesto a mi país del que quiero y no partir, pero las circunstancias y los sueños de lunática, me conducen a querer surgir.  En ocasiones, es bueno dejar todo reposar, porque una vez que piensas, vuela  la imaginación, vuelan los impulsos.

lunes, 29 de junio de 2015

No pintemos rostros, pintemos realidades buenas









"Veo muchos rostros pintados de colores y al mismo tiempo veo muchas mentes grises"


No formo parte del grupo de "haters" por la acción de muchas personas al pintar con el arcoiris las fotografías de perfil del Facebook en apoyo al matrimonio homosexual. Tampoco formo parte del grupo que apoya porque "todos lo hacen". Me siento parte del grupo que considera que el mundo tiene más por solventar, que si bien todos tenemos derecho a casarnos con quienes amamos -pues el amor es libre-, también hay muchos que tienen derecho a infinidades de cosas, como el acceso al pan de cada día o al vaso de agua que es de gran importancia para la vida del ser humano. Cuando se habla de ver más allá de los derechos de una comunidad como lo es la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT) también se habla de concienciar sobre aquella comunidad en el mundo entero que hoy sigue en situación de hambre y pobreza extrema.
Según la FAO, 57 países en desarrollo no han logrado el objetivo de desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la proporción de personas hambrientas en este año. 
"Una de cada nueve personas del planeta (795 millones en total) sigue acostándose hambrienta" relata El Tiempo en un reportaje "El desperdicio de alimentos en un mundo hambriento" 

martes, 23 de junio de 2015

La Verdad de Vargas






En un país, como lo es Venezuela, muchos de los estados se han pronunciado ante los problemas que aquejan al mismo. Pero, cuando miramos pa' abajo y vemos a Vargas, las ideas de lo que allí sucede, quedan en una delgada línea entre lo real e irreal.
En estos días hablar sobre lo que hacen o no los medios de comunicación, se ha hecho casi tan rutinario como las colas en cada esquina para adquirir alimentos.

"No es lo mismo poner en tela de juicio la libertad de prensa que la libertad de expresión en un estado que se halla en absoluto silencio - del apático, debo decir- "

La Verdad de Vargas en una conversación cualquiera


martes, 9 de junio de 2015

El centro caraqueño





Bárbara Salvatierra

Muchos venezolanos de Caracas y sus adyacentes al escuchar "el centro" ya se hacen una idea de lo que se intenta hablar.  Las reacciones son múltiples. Hay quienes abren los ojos como un plato enorme, la típica expresión de que aquel lugar, no es el mejor para estar. Otros, suelen soltar una salta de improperios, sobre el tráfico, la suciedad en algunas esquinas, la gente que te empuja y encima te roba. En fin, la mala experiencia de su día a día.  Pero, habremos otros-sí, me incluyo- que sentimos nostalgia y de la buena, pues a pesar de que sus suelos no son los más limpios con la basura que se acumula, de que la gente roba - como en cada esquina del país- y su tráfico acaba con la paciencia hasta del más sabio y tranquilo hombre, la esencia de ese lugar, regala historia y en ocasiones, paz.

  

domingo, 21 de diciembre de 2014

África, otro continente


Bárbara Salvatierra

He leído historias sobre lo que es hacer de voluntario en África. Sin duda, son grandes historias que hacen un contraste dentro de lo positivo y negativo de aquel mundo sumergido en los sueños salvajes de una cultura gigante. Positivamente, aquellas personas impulsadas por la necesidad de ayudar, terminan por conocer lo que es vivir en pobreza y lo que es dejar de necesitar en el fondo lo que más tiene jodido al mundo: el dinero. Aprenden el valor de vivir como si cada día fuese el último y el valor de respetar a quienes tienen enfrente, sus creencias, sus culturas, sus ideales. He leído situaciones duras de muchos que sin pensarlo cambian su vida en un giro de 360 grados, por el hecho de presenciar lo inimaginable en tiempos lejanos.  Negativamente, es claro que la impotencia es uno de los tantos obstáculos para sobrevivir 3 o 6 meses en aquellos sitios  abandonados por países hermanos, por el mundo entero.  La impotencia por no saber qué hacer cuando aparecen niños desnutridos, muertos en vida por la falta de comida y agua, niños que mueren por las enfermedades e inclusive niños, que aun con edades pequeñas, mueren de tristeza.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Bellas Artes, un lugar para ser tú

Bárbara Salvatierra


Una persona común y corriente puede pensar que todos allí están dementes. Pero ustedes que leen, ustedes que se interesan en esto, saben que la demencia, es en esencia, un arte de vida y que están así o más locos, que aquellos que recorren las calles de tan hermosa zona pintada de mil colores, que refleja el alma de cada uno de los artistas que la habitan.
En Caracas encontramos lugares con los que a diario nos identificamos. Y es que la ciudad no solo se basa en centros comerciales como el famoso "Sambil", más allá de eso, hay sitios en los que tu esencia puede transformarse una y otra vez, y regresar a su estado habitual lleno de buenas energías. Por ello, se hace necesario detener el paso y pensar en qué lugar exactamente vamos a pasarla bien. Es así cómo llegamos entonces a "Bellas artes, un lugar para ser tú"